Sacramento del Bautismo



El Sacramento del Bautismo es el primer paso en la iniciación de la vida cristiana, con este acto se abre el acceso a otros sacramentos, a la relación con Dios y a la salvación para la vida eterna.

¿Qué es el Bautismo?

El bautismo es el sacramento por el que renacemos a la vida y somos hechos hijos de Dios.

La palabra bautismo, viene del griego baptizein, que significa sumergir o introducir dentro del agua; en la fe cristiana al sumergirnos somos liberados del pecado original heredado por Adán, regenerados como hijos de Dios, injertados en la iglesia, y nos convertimos en partícipes del dogma para poder dar el fruto de nuestro aprendizaje a otros.

Es así como el Sacramento del Bautismo está representado por la voluntad de los padres en compartir la fe al presentar a sus hijos ante la iglesia, con el fin de purificar sus pecados y darle fuerza a los preceptos del evangelio de Jesucristo para de esta manera consagrarlo ante Dios y el Espíritu Santo; siendo la función de los padrinos velar para que el nuevo creyente se afiance en Dios y con el tiempo dé sus frutos a otros.

¿Cuáles son los elementos del Bautismo?

En el Sacramento del Bautismo se usan una serie de elementos que poseen una simbología espiritual:

El agua significa que somos liberados del pecado original.

La unción con óleo representa la fuerza del Espíritu Santo.

El Fuego encarna la llama de fe en Dios que ilumina nuestra vida.

La ropa blanca declara la pureza de Jesucristo que habita en nuestro interior.

Durante el ritual del Sacramento del Bautismo se establecen diálogos buscando respuestas sobre la vida eterna, la negación al pecado y la tentación del diablo, y la afirmación al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dejar una respuesta